¡Bienvenidos a mi blog!
En el trataré principalmente temas relacionados con la fotografía, mis andanzas, la naturaleza y su conservación.

20 sept. 2009

"Futuro incierto..."

El declive poblacional del urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus) es más que alarmante y su situación actual, sin lugar a dudas, es mucho peor que la del oso pardo (Ursus arctos).
Por este motivo, creo que lo mejor es dejarlo en paz y no caer en la tentación de acudir a los cantaderos para admirar su hipnótico cortejo nupcial.
La imagen que subo está tomada en el Parque Natural de Redes tras una fuerte nevada invernal y el protagonista es un urogallo que hace más de dos años se paseó por los montes y pueblos casinos sin apenas recelo hacia el hombre. Me acerqué a verlo un par de veces y aunque fue una gran experiencia poder contemplarlo tan cerca daba mucha pena observarlo con una conducta tan alterada. Su final, dicho sea de paso, fue bastante triste, pero de una manera o de otra se veía venir.

5 comentarios:

  1. Mira que vi fotos del famoso Mansín, pero esta te quedó de lujo. A ver si te prodigas más que hay que ver como te haces de rogar.
    un abrazo Alberto

    ResponderEliminar
  2. Pedazo foto (como todas las que pones). Conozco la historia de este urogallo. Una pena.

    Saludos.
    Dani.

    ResponderEliminar
  3. yo tambien conoci el final de mansin,una verdadera pena
    la foto te quedo preciosa
    te mande mi nuevo enlace del blog,pero no tetengo como seguidor,borra el antigua de avifauna
    saludos alberto

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a los tres por los comentarios.
    Ángeles, acabo de cambiar el enlace que tenía antes por el de tu nuevo blog.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Hace unos treinta años fotografié en los bosques aledaños de Picos, una hembra de urogallo incubando sus huevos, volví transcurridos unos días y pude tomar la eclosión de los mismos, unos "pitinos" preciosos, aunque no me arrimé por el riesgo de que la hembta abandonase la nidada, volví una vez mas, una semana mas tarde para fotografiar los huevos sin pollos.
    En aquellos tiempos había una cierta abundancia de urogallos y no era raro el encontrarse con los machos que utilizaban las torrenteras entre el bosque para perder altura, en su aleteo producían un ruido que asustaba por su inyensidad. Es una lástima, las especies van desapareciendo y no hemos hecho nada, es ahora cuando casi no hay, cuando pretendemos que se recuperen, eso requiere que exista previamente una cierta densidad que no se si existirá libre, si no funcionan las especies de granja a reentroducir podría ser el fin de la especie, en libertad. La actual dispersión hace dificil que aumenten su número, pero quién sabe..

    Una bella imagen..

    ResponderEliminar